sábado, 19 de maio de 2018

fotografias e J. A. Figueroa

As buscas por Marti no dia de sua morte me rendeu uma belas fotos cubanas.

https://miscelaneapontual.wordpress.com/2018/02/19/jose-a-figueroa-hermosura-y-revolucion/















Imagem relacionada






Um grão de poesia basta para perfumar todo um século.

Uma escola é uma forja de espíritos.

Esqueço o meu mal quando curo o mal dos demais.


sexta-feira, 18 de maio de 2018

Amigo é Para Essas Coisas - Emílio Santiago e João Nogueira (1979)

Sobre esses rios. O Pajeú.



Fagner Riacho do Navio ao Vivo


Riacho do Navio
Corre pro Pajeú
O rio Pajeú vai despejar
No São Francisco
O rio São Francisco
Vai bater no mei do mar



Sem rádio e sem notícia
Das Terra civilizada

[image002[6].jpg]





[image006[5].jpg]

sábado, 5 de maio de 2018

A sensibilidade pessoal universal de Vallejo






POEMA PARA SER LIDO E CANTADO

Sei que há uma pessoa
que, dia e noite, me busca em sua mão,
encontrando-me, a cada minuto, em seu calçado.
Ignora que a noite está enterrada
atrás da cozinha com esporas?

Sei que há uma pessoa composta de minhas partes,
que eu completo sempre que o meu vulto
cavalga sua exacta pedrazinha.
Ignora que ao seu cofre
não voltará nenhuma moeda que saiu com seu retrato?

Sei o dia,
mas o sol escapou-me;
sei o acto universal que fez na cama
com alheia coragem e essa água morna, cuja
superficial frequência é uma mina.
Tão pequena é, acaso, essa pessoa
que até seus próprios pés assim a pisam?

Um gato é a fronteira entre eu e ela,
mesmo ao lado de sua malga de água.
Vejo-a pelas esquinas, abre e fecha
sua veste, antes palmeira interrogante...
que poderá fazer senão mudar de pranto?

Mas ela busca-me, busca-me. É uma história!

Cesar Vallejo

File:Grave César Vallejo.JPG

terça-feira, 17 de abril de 2018

Rondar o cemitério.



"Manuel Garcia - Hablar de ti"

O Saturno nos faz rondar o cemitério.

sexta-feira, 23 de março de 2018

A vida de um serráqueo é um terminal de ônibus


22/03/2018 10:43
Ja no transcol hoje conheci um vendedor de pau de selfie ateu que leu a biblia em grego e hebraico e nunca achou a palavra livre arbítiro. Para ele a metafísica estava ultrapassada.

22/03/2018 10:51
Ele se compadece dos viciados em crack. Uma senhora disse que so deus, que ela tava paralitica de fumar cigarro e deus tirou o vicio.

22/03/2018 10:54
Ela disse que passou fome nas matas de portugal, espanha, franca, belgica, holanda, sem um centavo. pediu a deus pra tirar ela de la. Ela foi ao aeroporto e o nome dela tava na lista.


22/03/2018 10:56
Um terceiro da conversa que debatia fisica quantica com o primeiro. Acredita em deus, mas largou a maconha, o crack e o crime por ele mesmo. Que não adianta culpar os outros.

segunda-feira, 19 de março de 2018

Os rios


E eu que às vezes me sinto rio, descobri outros que já sentiram antes. 

"Yo nunca me río de la muerte.
Simplemente sucede que no tengo miedo de morir entre pájaros y arboles."


_________________________________________________________________
 Javier Heraud


Yo soy un río ,
voy bajando por
las piedras anchas,
voy bajando por
las rocas duras,
por el sendero
dibujado por el
viento.
Hay árboles a mi
alrededor sombreados
por la lluvia.
Yo soy un río,
bajo cada vez más
furiosamente,
más violentamente
bajo
cada vez que un
puente me refleja
en sus arcos.

Poema 1 del poemario "El río"













                 2



Yo soy un río
un río
un río
cristalino en la
mañana.
A veces soy
tierno y
bondadoso. Me
deslizo suavemente
por los valles fértiles,
doy de beber miles de veces
al ganado, a la gente dócil.
Los niños se me acercan de
día,
y
de noche trémulos amantes
apoyan sus ojos en los míos,
y hunden sus brazos
en la oscura claridad
de mis aguas fantasmales.





                      3



Yo soy el río.
Pero a veces soy
bravo
y
fuerte
pero a veces
no respeto ni a
la vida ni a la
muerte.
Bajo por las
atropelladas cascadas,
bajo con furia y con
rencor,
golpeo contra las
piedras más y más,
las hago una
a una pedazos
interminables.
Los animales
huyen,
huyen huyendo
cuando me desbordo
por los campos,
cuando siembro de
piedras pequeñas las
laderas,
cuando
inundo
las casas y los pastos,
cuando
inundo
las puertas y sus
corazones,
los cuerpos y
sus
corazones.





                  4



Y es aquí cuando
más me precipito
Cuando puedo llegar
a
los corazones,
cuando puedo
cogerlos por la
sangre,
cuando puedo
mirarlos desde
adentro.
Y mi furia se
torna apacible,
y me vuelvo
árbol,
y me estanco
como un  árbol,
y me silencio
como una piedra,
y callo como una
rosa sin espinas.





    5

Yo soy un río.
Yo soy el río
eterno de la
dicha. Ya siento
las brisas cercanas,
ya siento el viento
en mis mejillas,
y mi viaje a través
de montes, ríos,
lagos y praderas
se torna inacabable.





                          6



Yo soy el río que viaja en las riberas,
árbol o piedra seca
Yo soy el río que viaja en las orillas,
puerta o corazón abierto
Yo soy el río que viaja por los pastos,
flor o rosa cortada
Yo soy el río que viaja por las calles,
tierra o cielo mojado
Yo soy el río que viaja por los montes,
roca o sal quemada
Yo soy el río que viaja por las casas,
mesa o silla colgada
Yo soy el río que viaja dentro de los hombres,
árbol  fruta
rosa   piedra
mesa corazón
corazón y puerta
retornados,





              7



Yo soy el río que canta
al mediodía y a los
hombres,
que canta ante sus
tumbas,
el que vuelve su rostro
ante los cauces sagrados.





          8



Yo soy el río anochecido.
Ya bajo por las hondas
quebradas,
por los ignotos pueblos
olvidados,
por las ciudades
atestadas de público
en las vitrinas.
Yo soy el río
ya voy por las praderas,
hay árboles a mi alrededor
cubiertos de palomas,
los árboles cantan con
el río,
los árboles cantan
con mi corazón de pájaro,
los ríos cantan con mis
brazos.





                        9



Llegará la hora
en que tendré que
desembocar en los
océanos,
que mezclar mis
aguas limpias con sus
aguas turbias,
que tendré que
silenciar mi canto
luminoso,
que tendré que acallar
mis gritos furiosos al
alba de todos los días,
que clarear mis ojos
con el mar.
El día llegará,
y en los mares inmensos
no veré más mis campos
fértiles,
no veré mis árboles
verdes,
mi viento cercano,
mi cielo claro,
mi lago oscuro,
mi sol,
mis nubes,
ni veré nada,
nada,
únicamente el
cielo azul,
inmenso,
y
todo se disolverá en
una llanura de agua,
en donde un canto o un poema más
sólo serán ríos pequeños que bajan,
ríos caudalosos que bajan a juntarse
en mis nuevas aguas luminosas,
en mis nuevas
aguas

apagadas.